La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró válidas las obligaciones que establece la Ley de Aviación Civil respecto a los derechos del pasajero frente a acciones de aerolíneas que lo perjudiquen.

El pleno de la Segunda Sala de la Corte avaló porciones de nueve artículos de dicha norma y de la Ley de Protección al Consumidor que fueron impugnados por las aerolíneas LAN Perú y Avianca Perú.

Los ministros de la Segunda Sala aprobaron por unanimidad el miércoles garantizar tanto el respeto a los derechos de los pasajeros como que la prestación del servicio sea en condiciones de eficiencia, seguridad y eficacia.

En términos generales, señalaron que son válidas las normas que establecen un mínimo de compensaciones y/o indemnizaciones que las aerolíneas deben pagar a los pasajeros cuando incurran en demoras o cancelaciones de vuelos. Asimismo, avalaron que las indemnizaciones a los pasajeros deben incluir todos los cargos que le fueron cobrados al momento de la compra del boleto, incluidos los impuestos relativos.

Quedó firme que las aerolíneas tienen la obligación de transportar de forma gratuita los instrumentos o herramientas que requieran los pasajeros con discapacidad. Esta obligación incluye la de garantizar su ascenso, descenso y movilidad durante el vuelo.

También que las aerolíneas tienen obligación de transportar en forma gratuita a los menores de dos años de edad acompañados de un mayor de edad. Se aclaró que el legislador dispuso que ese derecho no incluye llevar de forma gratuita equipaje o de contar con asiento propio para el menor, pero sí se debe permitir la transportación gratuita de una carriola.

Los pasajeros en vuelos nacionales tienen derecho a documentar en forma gratuita hasta 25 kilos de equipaje y a llevar hasta dos piezas de equipaje de mano. Tratándose de vuelos internacionales, la política de equipaje debe atender a lo que dispongan los tratados internacionales específicos.

Las aerolíneas tienen la obligación de contar con módulos a través de los cuales los pasajeros puedan acceder de forma completa a la información relativa a sus vuelos, derechos y, en su caso, demoras o indemnizaciones, entre otros supuestos.

Del mismo modo deben permitir que los pasajeros cancelen sus vuelos dentro de las 24 horas siguientes a la compra devolviéndoles en su caso el costo total del boleto. Las empresas también deben permitir que los pasajeros que no utilicen el primer tramo de sus vuelos “redondos” o de ida y vuelta o los que tengan conexión con alguno otro utilicen el segundo tramo.

 

Fuente: Forbes México